Reflexiones de un tonto plácido

Estoy contento. A partir de mañana voy a ahorrar un 11% en combustible, me dicen. Tendré que pensar en invertir todo este excedente. En Nueva Rumasa, por ejemplo, cuentan el interés es bastante alto.

En poco tiempo no sé que haré con tanto dinero. Quizá lo ingrese en ING, ese banco cuya central está en Holanda, y del que tan fácil será recuperar la pasta si, Dios no lo quiera, la casa matriz pega un pedo.

Entradas populares de este blog

El colegio Cristo Rey de Barcelona.

Reflexiones postelectorales (II) ¡Qué viene el PP!

Orange cobra por participar en un proceso de selección a un puesto de trabajo