¡¡¡Marditos sean los serdos verdes!!!


Espero sepan disculpar esta sequía de artículos. Podría excusarme aduciendo enormes cargas de trabajo, apretadas agendas o maratonianas reuniones a calzón quitado.

Pero ustedes son como mi familia, no puedo mentirles.

El motivo de este ostracismo lo entenderán a la perfección quienes sepan de que va la ilustración que acompaña a esta entrada.

¡¡¡Jodidos cerdos!!!

PD. No me importa lo que todos piensen. Sé que no estoy enganchado, que puedo dejarlo cuando quiera pero... ¡que te den, gorrino!

Entradas populares de este blog

El colegio Cristo Rey de Barcelona.

Reflexiones postelectorales (II) ¡Qué viene el PP!

Orange cobra por participar en un proceso de selección a un puesto de trabajo