El cierre de SOITU. Reflexiones sobre el negocio periodístico

Siempre entristece que un medio de comunicación desaparezca. SOITU lo ha hecho aduciendo falta de ingresos, pese a haber alcanzado el millon y medio de usuarios únicos en sus 22 meses de vida.

Sin pretender centrarme en este diario en concreto. ¿Piensan que la culpa de cierres como el de SOITU se debe sólo a la crisis? En sinceridad creo que no.

La mayoría de productos informativos que circulan por Internet son gratuitos y se financian gracias a los anunciantes. Sin embargo, la publicidad es incapaz de sustentar a semejante multiplicidad de empresas. Por tanto, un negocio periodístico que desee mantenerse en la red con una estructura tradicional –redacción, administración, comercial…- hará muy mal en confiar en la publi como su única fuente de ingresos.

Por desgracia, las opciones para generar más cash son pocas: Someterse a las dádivas interesadas o caprichosas de algún grupo político o económico -sobran ejemplos- o cobrar a los lectores por acceder a sus contenidos.

Llegados a este punto desearía preguntarles:
¿Están ustedes dispuestos a pagar por leer sus diarios favoritos en Internet?

¿Han sido sinceros? Pues entonces no se extrañen de la mierda de periodismo que tenemos, ni lloren cuando cierre un diario con 1 millón y medio de usuarios únicos.

Entradas populares de este blog

El colegio Cristo Rey de Barcelona.

Reflexiones postelectorales (II) ¡Qué viene el PP!

Orange cobra por participar en un proceso de selección a un puesto de trabajo