Cabeza de ratón.

Speedy Gonzales internet.jpgSe acabó lo que se daba, la suerte está echada y ya no hay paso atrás.
Sigo como orgullosa cabeza de ratón, eso sí, corregida, aumentada y, tal como explicaba a un amigo, con matices.


Nadie que me conozca me definiría como cabeza de ratón. Por mi perímetro craneal hablaría más bien de "cap gros", de cabezudo de fiesta mayor. Ya saben, tantas y tan buenas ideas necesian guardarse en un recipiente adecuado para no echarse a perder.

Por lo demás, mi actvidad laboral me situa en un un estadio algo superior, intermedio entre colas de leones y testas de roedores. Pecho de rata, quizá. O de canguro, o de ornitorrinco...

En todo caso lo que ahora toca es currar. ¡Ándele, ándele!

Entradas populares de este blog

El colegio Cristo Rey de Barcelona.

Reflexiones postelectorales (II) ¡Qué viene el PP!

Orange cobra por participar en un proceso de selección a un puesto de trabajo