domingo, 26 de agosto de 2007

Anónimo Florentino

lavabo_vater.jpgEl otro día, mientras aliviaba en los lavabos de la Accademia de Florencia las necesidades típicas de cualquier turista sorprendido en una ciudad extraña, leí un graffiti -escrito en castellano- que decía:
“Aquí meó uno de Sabadell el día…”

A continuación, alguien había añadido:
“Y después meó uno de Almería que por mucho que te joda es tan español como tú ¡Hijo de puta!”.


Mientras dedicaba el regalito que en esos momentos descendía por el subsuelo florentino al imbécil salvaespañas, dos reflexiones acudieron a mi mente.

La primera, lo peligroso que resulta identificarse como Sabadellense, aún en tierras extranjeras. Y lo innecesario de ensuciar la puerta de un lavabo con tan inocentes proclamas.

La segunda y más importante, evidenciar que la famosa frase “el nacionalismo se cura viajando” es mentira. El corto de miras lo seguirá siendo por más que recorra medio mundo –Alfonso Rojo es un buen ejemplo- y quien es gilipollas siempre ostenta su condición, lo quiera o no y se encuentre donde se encuentre.

Imagino que los descerebrados que se niegan a condenar el reciente atentado de Durango también habrán salido alguna vez del caserío, sabrán que en Europa no se defienden las ideas a golpe de bomba –quizá la Mafia- y que sus actitudes inhumanas solo provocan rechazo e indignación. Y sin embargo ahí siguen.

Lo que les digo, si la estupidez pudiera resolverse con un cambio de aires, cabría plantearse el alquilar unos cuantos aviones y barcos –bastantes- y enviar de vacaciones durante un tiempo a aquellos que se empeñan en jodernos la convivencia.
Seguro que las naves se llenarían de salvadores de patrias.
[tags]nacionalismo,ETA,Durango,atentado[/tags]

11 comentarios:

Publicar un comentario

 
Copyright 2009 El Siglo de las Luces (reloaded). Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates. WP by Masterplan