viernes, 22 de junio de 2007

Serrat, los toros y el boxeo

boxeo.jpg

Un buen amigo, conocedor de mi desprecio hacia la tauromaquia, me preguntó ayer por qué no había escrito sobre la presencia de Serrat en la corrida del pasado domingo.


f004mh01.jpgVerán, no soy de los que suele decir a nadie donde debe ir y donde no. Se supone que quien acude a un espectáculo de este tipo es porque lo disfruta y dudo que mis arengas le influyan lo más mínimo. Eso sí, mi opinión me la guardo y en este caso es de simple decepción. Dicho esto, que cada cual haga lo que le dé la gana, mientras no nos venga dando lecciones a posteriori. De tortura, sobre todo.

Por mi parte tengo muy claro por qué me repugna la fiesta nacional. Y no tiene nada que ver con el hecho de matar animales. A fin de cuentas soy -muy- carnívoro.

Detesto la lidia porque saca a relucir la cara más terrible del ser humano: la jactancia de humillar al más débil, de hacerle padecer, no ya dolor y muerte, sino escarnio público en un amañamiento de combate tan desigual como injusto. Uno, armado hasta los dientes, entrenado durante años y asistido; otro sin saber siquiera que es contrincante.


Dominación a base de fuerza desproporcionada para alimentar el ego. Tal como ocurre en la vida real.

Lo curioso es que, por las mismas razones que acabo de exponer, abomino tanto del toreo como reconozco cuánto me gusta otro espectáculo mucho más maldito: EL BOXEO.

¿Cómo se justifica esta actitud?. Para mí es absolutamente coherente, pero me gustaría conocer su punto de vista.
Sin liarnos a puñetazos, claro.
[tags]toros,boxeo,sabina,serrat[/tags]

7 comentarios:

Publicar un comentario

 
Copyright 2009 El Siglo de las Luces (reloaded). Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates. WP by Masterplan