Mamá, quiero ser alcalde de Madrid (II) ¡O presidente!

nuevoescudoMadrid.gifApreciados señores Zapatero y Blanco:
¡Miren que les avisé!

Al rechazar mi ofrecimiento desperdiciaron ustedes una oportunidad de oro. Esto es, la de presentarme en sus listas como número 1 para el ayuntamiento de Madrid. Ofrecí credenciales, equipo de gobierno –mis propios lectores- y sobre todo verdaderas ganas de ser alcalde en un momento en que todos sus notables huían despavoridos ante la perspectiva de enfrentarse a Gallardón.

Y así les ha ido.

¿A quien se le ocurrió la idea de presentar a Miguel Sebastián? No se me hagan los locos, seguro que fue alguno de ustedes dos. Y, por favor, no se pierdan en los supuestos motivos del fracaso: que si no tenía carisma, que si era fácil de atacar por la derecha, que si dijo cosas que no tenía que decir… ¡Pamplinas!

Miguel Sebastián se estrelló porque fue nombrado candidato a pesar de su voluntad. Y cuando alguien acepta un reto tan importante a regañadientes, la bofetada es segura.

Todo lo contrario de lo que sucede con mi persona.

Señores Zapatero y Blanco, se lo reitero una vez más. Me vuelvo loco por ser alcalde. Suspiro por tener coche oficial, no duermo pensando en las dietas, pierdo el sentido al imaginarme en recepciones oficiales, me pirro por hacer una obra detrás de otra y me imagino divertido al ocultar, por pura vergüenza, mi sueldo cuando alguien lo pregunte.. 

¡Y no me vengan con el sambenito de que soy catalán! Miren qué bien les ha ido con Montilla, que hasta ejerce con el apoyo de ERC. Conmigo, incluso podríamos intentar gobernar Madrid en coalición con CiU, ¿no creen?

En fin, tienen dos opciones. Una es desaparecer durante tres años y medio de la Villa y Corte para presentar , a pocos meses de las elecciones, a un nuevo desmotivado. La derrota estará asegurada.

Otra consiste en empezar a trabajar desde ahora con un candidato para quien ser alcalde –o presidente de la Comunidad, ahora que la plaza ha quedado vacante- significa más que una oportunidad: un verdadero braguetazo laboral, el chollo al que siempre aspiró. Tengan por seguro que por conseguir mis altas metas no solo daría un brazo, sino que sería capaz de renegar de cualquier ideal, si es que alguna vez tuve alguno.

Espero que no se vuelvan a equivocar.
[tags]alcalde,madrid,gallardon,simancas,sebastian,presidente[/tags]

Entradas populares de este blog

El colegio Cristo Rey de Barcelona.

Reflexiones postelectorales (II) ¡Qué viene el PP!

Orange cobra por participar en un proceso de selección a un puesto de trabajo