Nos está llevando a la mierda (y II)



¿Cómo entender que pese a las durísimas –y tremendamente injustas- medidas ultra liberales del gobierno, este ejecutivo sea incapaz de generar confianza en el exterior?

Pues muy sencillo. porque ahí afuera los hay muy cabrones, pero no tontos.

El problema es que los chicos de Rajoy están tan acostumbrados a mentir y decir tonterías sin perjuicio alguno que creen que ese estilo puede ser de aplicación universal. Y claro, cuando constatan que la misma formula que les llevó al poder en España les arrastra ahora a la mierda en Europa, sencillamente no entienden nada.

Y es que buena parte del mundo occidental está perpleja con nosotros ¿Por qué?

Porque Rajoy ha mentido a las principales instituciones supranacionales sobre el déficit real de sus  autonomías, ha estado intentando tapar a base de falsedades el agujero de Bankia y sigue lanzando embuste tras embuste cuando dice que lo nuestro no es un rescate, que es un éxito personal y que esta operación ni comportará más recortes ni incidirá en nuestro déficit público. Actuaciones que pueden valer para contentar a su mercado doméstico -a esos que se creerán esto o lo contrario, siempre que salga de la boca de Rajoy, Aguirre, Losantos, Rouco  o Intereconomía- y que a buen seguro serán jaleadas por su prensa servil y pelotillera, pero que causan incredulidad, estupor, hilaridad y sobre todo indignación más allá de nuestras fronteras.

Con su profunda insensatez, Rajoy está destapando la caja de los truenos, aireando ante el resto del mundo nuestras vergüenzas y dando alas a especuladores y buitres financieros

Y cuando estos carroñeros pasan a la acción el resultado se revela devastador. Sobre todo para nosotros, los ciudadanos de a pie, que somos los que vamos a pagar en nuestras carnes -con nuestra salud y nuestro dinero- la ineptitud de quienes nos gobiernan.

Entradas populares de este blog

El colegio Cristo Rey de Barcelona.

Reflexiones postelectorales (II) ¡Qué viene el PP!

Orange cobra por participar en un proceso de selección a un puesto de trabajo