jueves, 24 de mayo de 2012

Sembrando odios

Pues si ese es el poli que debe protegernos de los ultras...   
¿Qué podría suceder  si, por desconocimiento o mala suerte, erramos nuestros pasos y coincidimos con esa marcha de extrema derecha que, con la aquiescencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, se ha convocado con el único fin de mostrar su odio hacia gente como nosotros?

¿Quién se hará responsable si sucede alguna desgracia? ¿Esperanza Aguirre, quien tras enardecer a los sectores más ultras con su discurso dice ahora que no asistirá al encuentro? Me temo que no. Es más, resulta imposible. Porque el problema no es ya que la presidenta de la Comunidad de Madrid aliente a la extrema derecha, sino que la extrema derecha está instalada gracias a ella en la Comunidad de Madrid.

El partido de mañana hiere tanto el orgullo a los ultras porque rompe sus esquemas y deja en evidencia la casposa, viejuna y anquilosada concepción que tienen de su inexistente España.

Por tanto, espero y deseo que mañana  el público asistente sea generoso y dedique sus pitadas, peinetas, cortes de mangas, pedorretas y -¿por qué no? simpáticos calvos, no sólo al Príncipe Felipe sino a toda esa caterva de cromañones de extrema derecha. Más de uno se va a ahogar en su propia bilis

4 comentarios:

Publicar un comentario

 
Copyright 2009 El Siglo de las Luces (reloaded). Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates. WP by Masterplan