El grito de vergüenza de Munch


No hay cuadro que valga 91 millones de euros, por más que El Grito de Munch haya alcanzado esta cantidad en una subasta.. O dicho de otro modo, es absolutamente inmoral abonar semejante cifra por un lienzo, una escultura o la más sagrada reliquia. Aunque sea sublime. Es más, este mercantilismo obsceno acaba matando a la propia obra. Porque, aunque el arte es la expresión más elevada del ser humano, cuando el valor comercial acaba pesando más que el artístico, la esencia de lo que el artista expresa se diluye.

De la misma forma, en un mundo medianamente justo, nadie debería tener capacidad financiera para abonar una cifra así. Es obsceno. Ni tampoco derecho a secuestrar  obras que son patrimonio de la humanidad y que, en lugar de ser  admiradas por el público, acabarán encerradas en la fría cámara acorazada de algún banco suizo, entre impresionantes medidas de seguridad.

Si Edvard Munch levantara la cabeza y viera esto, seguro que gritaría: de vergüenza.

Entradas populares de este blog

El colegio Cristo Rey de Barcelona.

Reflexiones postelectorales (II) ¡Qué viene el PP!

Orange cobra por participar en un proceso de selección a un puesto de trabajo