Trofeos de caza

Si al rey tuvieron que emborracharle un oso para cazarlo ¿Que no habrán metido por la trompa a los pobres elefantes?




Y es que parece que su majestad -que no mía- tiene tanto gusto por matar como problemas con la puntería. Por ello asusta pensar en el salón de trofeos de caza de la Zarzuela: Osos borrachos, elefantes indefensos, el hermano del rey y casi casi su nieto.

Entradas populares de este blog

El colegio Cristo Rey de Barcelona.

Reflexiones postelectorales (II) ¡Qué viene el PP!

Orange cobra por participar en un proceso de selección a un puesto de trabajo