14 de abril

Seamos claros. Ni quiero a este rey ni, por supuesto, a ningún otro. Que se vayan y nos dejen en paz. 


Y, una vez alejados de la gente decente, así se maten a escopetazos, se roben entre ellos o se esnifen los unos a los otros.

Entradas populares de este blog

El colegio Cristo Rey de Barcelona.

Reflexiones postelectorales (II) ¡Qué viene el PP!

Orange cobra por participar en un proceso de selección a un puesto de trabajo