El disputado voto del señor Cayo o la ambivalente relación de Izquierda Unida con el Partido Popular

El Partido Popular gobernará en Extremadura gracias a la negativa de Izquierda Unida a apoyar al candidato del PSOE

¡Tiene cojones la cosa! O sea, que estos tipos de IU se pasan la vida dándonos lecciones de izquierdismo, rayando sin piedad con que son la crème de la crème del socialismo y la progresía, pero a la hora de la verdad les falta tiempo para fortalecer al PP. Y no contentos con poner el culo a la derecha, dicen que lo hacen para joder a sus enemigos socialistas, a saber, esa izquierda desnaturalizada y vendida al gran capital.

¿De verdad son así de tontos?

Se podría pensar que sí, pero el problema es que llueve sobre mojado. Todos recordamos a Julio Anguita haciendo de bufón de Aznar, Pedro J. o Gómez de Liaño, personaje éste por quien el ex líder de Izquierda Unida llegó incluso a postular para pedir su fianza. Tampoco hay que retroceder mucho en el tiempo para recordar a Madrazo y sus extraños –pero alimenticios- compañeros de viaje.

Imagino qué pensarán aquellos ciudadanos que, en las últimas elecciones, optaron por IU en Extremadura porque el PSOE les parecía demasiado tibio y descubren ahora que gracias a su voto a la verdadera izquierda gobernará el PP. Y cómo obrarán en próximos comicios.

En fin, un negro futuro que IU se está ganando a pulso gracias a pactos extraños, rencillas, envidias y guerras intestinas. Y encima ni los indignados les quieren. Como diría Mourinho ¿Porquéééé?

Entradas populares de este blog

El colegio Cristo Rey de Barcelona.

Reflexiones postelectorales (II) ¡Qué viene el PP!

Orange cobra por participar en un proceso de selección a un puesto de trabajo