Tonterías a todo gas

El gobierno rebaja la velocidad de 120 a 110 km/h en autopistas y autovias con la intención de ahorrar 1.400 millones de euros en combustible.

Nos toman por gilipollas. Veran, que rdiciendo la velocidad de 120 a 110 km/h un automóvil baje su consumo en un 11 o un 15% es algo que resulta muy difícil de creer, por buena voluntad que se le eche. Yo al menos puedo asegurarles que ninguno de los vehiculos que he conduciodo obraba tales prodigios. Y crean que les hablo con conocimiento de causa pues tdavía hoy hago muchísimos kilómetros al volante. Pero es que, además de lo cuestionable de este dato, para entender cual es el impaco real de la medida, hay que pensar en qué casos no se aplica. Pues sepan que de esta ley cabe excluir a:

- La totalidad del tráfico urbano
- La totalidad del tráfico interurbano (carreteras generales, comarcales, etc…) excepto en autopistas y autovías
- La totalidad de camiones, autobuses y vehículos pesados, sea cual sea el tipo de vía por el que transiten.
- La totalidad de accesos a las grandes ciudades.


Si descontamos estos supuestos y restamos tambien a quienes suelen ir a menos de 120 porque quieren o porque no pueden a causa de los atascos, la triste realidad es que esta medida afectará a unos cuantos viajantes de comercio, a un puñado de turistas de esos que cruzan España en automóvil –los cuales suelen pasarse nuestros límites de velocidad por el forro de los cojones- y muy poquito más.

Creer que mi coche o el de cualquiera de ustedes se va a ahorrar entre un 11 y un 15% de combustible con estas acciones es, sencillamente, herir nuestra inteligencia. Algo que cada vez importa menos a quienes nos gobiernan. Como decía al principio de este artículo, nos toman por gilipollas.

Entradas populares de este blog

El colegio Cristo Rey de Barcelona.

Reflexiones postelectorales (II) ¡Qué viene el PP!

Orange cobra por participar en un proceso de selección a un puesto de trabajo