Daddy Cool

Fallece en San Petesburgo el cantante de Boney M Bobby Farrell, de 61 años, por causas aun desconocidas. El grupo, superventas en los 70, acababa de dar un concierto en la ciudad rusa.

Elvis Presley, Jimmy Hendrix, Janis Joplin, Jim Morrison, Bryan Jones, John Lennon, Bon Scott, Joey Ramone, Kurt Cobain, Michael Jackson… y ahora el negro de Boney M...

...¡Diosss, siempre se marchan los mejores!

Esta vez le ha tocado a Bobby Farrell, cantante y peculiar bailarín de ese no menos peculiar grupo llamado Boney M. Si bien el ejemplo de su vida no resulta muy edificante –fue condenado en Holanda por tratar de quemar viva a su mujer tras rociarla con gasolina- siempre nos quedará la grandeza su obra. Y los libros que inspiró, como este impagable “Siempre quise bailar como el negro de Boney M”, un regalo perfecto en estas fiestas para todos los amantes de la novela negra.

En fin, supongo que a partir de ahora empezará la leyenda. Ya saben, que si en realidad no ha muerto, que está en una isla junto a Jesús Gil o que realmente ha sido asesinado por las mafias rusas como venganza por desvelar secretos de la antigua Unión Soviética en su significativa canción “Rasputín”.

Pero lo cierto es que, más allá de las pasiones musicales que pudiera o no levantarme Boney M –mis conocidos saben de sobra lo que este tipo de música me llega a gustar- es duro constatar como, en goteo constante, cada vez desaparecen más personas de esas que pasearon alguna vez por el imaginario de una juventud por lejana ya perdida, aunque nunca olvidada.

Solo por eso, la muerte del negro de Boney M –dicho lo de “negro” con todo cariño- me ha puesto triste. Descanse en paz, Mr Farrell.

Entradas populares de este blog

El colegio Cristo Rey de Barcelona.

Reflexiones postelectorales (II) ¡Qué viene el PP!

Orange cobra por participar en un proceso de selección a un puesto de trabajo