Sigo vivo

Por cierto, el mero hecho de que esté aquí, escribiéndoles, deja bien a las claras que no la he palmado.

Sigo vivito y hasta coleo cuando me dejan. Así que lamento decirle a mis antiguos detractores -Fedeguico, Aznar...- y a los recién incorporados -con especial mención a esa panda de cabrones que prefiere que me jubile más tarde para que todos los putos delincuentes económicos de este país vivan aún más tranquilos- que les esperan muchos malos tragos desde esta página

Para fustigarlos como se merecen, cuento con todos ustedes.

Entradas populares de este blog

El colegio Cristo Rey de Barcelona.

Reflexiones postelectorales (II) ¡Qué viene el PP!

Orange cobra por participar en un proceso de selección a un puesto de trabajo