¿Jugamos a los símiles? Reflexiones sobre el caso Alakrana II

Imaginen que las autopistas que nos conectan con Europa se infestaran de piratas. Que cualquier camión que transitara por ellas corriera el riesgo de ser capturado por unos tipos, armados y más o menos organizados, que exigieran dinero para liberar el vehículo, la carga y los ocupantes.

¿Cuál sería la solución para atajar este problema?

Si extrapolamos muchas de las opiniones que estos días se expresan sobre el Alakrana obtendríamos respuestas tan alucinantes como:
- Dejar de circular por Europa. El continente es tan grande y tiene tantas autopistas que resulta imposible garantizar la seguridad de los vehículos.

- Que los transportistas contraten vigilantes armados para custodiar a sus camiones. ¿No transportan carga para ganar dinero con ella? Pues que se paguen la seguridad.

- Meter a un militar de oficio en cada camión. Para eso tenemos los soldados.

- Movilizar a militares españoles cada vez que los piratas secuestren un camión español, sea en el país que sea. Y permitir que las tropas del resto de países afectados actúen a su bola en nuestro país cuando se de el caso.

- Solidarizarse con los piratas. Seguro que los camioneros les explotan.

¿Sigo o ya está bien de chorradas?

Entradas populares de este blog

El colegio Cristo Rey de Barcelona.

Reflexiones postelectorales (II) ¡Qué viene el PP!

Orange cobra por participar en un proceso de selección a un puesto de trabajo