Especies protegidas

La Iglesia Católica de Estados Unidos pagó en 2008 un total de 436 millones de dólares para evitar juicios por pederastia hacia sus miembros. En total se presentaron 803 denuncias (un 16% más que en 2007) de las que más de la mitad corresponden a niños.

La verdad, no sé si un bebé español estará más protegido que un lince ibérico, pero estoy en condiciones de afirmar que un jaguar o un puma americano goza de más tranquilidad que cualquier tierno infante que merodee alrededor de una iglesia católica en aquel país.

Y es que mientras no se tiene constancia de que ningún felino haya presentado denuncia por enculamiento, son miles los niños que han acabado acusando a sacerdotes por abusos sexuales de todo tipo. Eso sí, estos curas son coherentes. No los matan, no. Sólo se los follan y a buen seguro sin condón, por lo que Benedicto XVI puede respirar tranquilo.

Y entretanto, quienes se autoerigen como defensores de la vida al condenar el aborto, tienen los santos cojones de estigmatizar el uso del preservativo, lo que llevará a una muerte segura a aquellos pobres desgraciados -en el sentido más humano de la palabra- que se lo crean.

Desde luego, cualquier africano, pobre y de religión católica, está mucho más cerca de la extinción que el lince o el alimoche..

Entradas populares de este blog

El colegio Cristo Rey de Barcelona.

Reflexiones postelectorales (II) ¡Qué viene el PP!

Orange cobra por participar en un proceso de selección a un puesto de trabajo