Muchas gracias

¿Qué más puedo decirles?

Pues que la intervención ha ido perfecta y que a las 8:30 abandonaba la clínica por mi propio pie y a paso ligero. De hecho, el único padecimiento que aun sufro se lo debo a mi compromiso con ustedes y a ser tan bocazas.

¿El motivo? Me ha tocado pasar este trance con “sola” de Curri Valenzuela como libro de cabecera. Hasta los médicos se acojonaron al ver el ejemplar en mi mesita.

Lo dicho, muchísimas gracias a todas y a todos.

Entradas populares de este blog

El colegio Cristo Rey de Barcelona.

Reflexiones postelectorales (II) ¡Qué viene el PP!

Orange cobra por participar en un proceso de selección a un puesto de trabajo