Los piratas de Somalia y la cúpula de Barceló

Según la ONU, los piratas de Somalia se han embolsado en este último año unos 30 millones de dólares gracias al secuestro de 65 barcos.

Ante estas cifras, muchos pueden pensar que la piratería es un chollo. ¡Craso error, amigas y amigos! Tal como está la vida, ser pirata no es nada fácil. Echen números:
Mantén una tripulación, ármala, aprovisiónala, compra las naves, el combustible, los sistemas informáticos, aborda a un barco a 900 millas marinas, captura a su tripulación, fondea las naves en puerto, alimenta a los prisioneros y, sobre todo, costéate los honorarios del despacho de abogados suizo o inglés que te negocia el rescate. Y eso contando que no se tuerza la cosa y te hundan el barco o te apresen.

Lo que les digo, una ruina.

Sale más a cuenta ser artista consagrado, como Miquel Barceló. No tienes que abordar a los custodios del botín, sino que éstos vienen a ti y con la bolsa repleta. Contrato en mano ya puedes hacer lo que te salga de la punta del nabo -lo que se llama dejar fluir la sensibilidad del artista- y cuando acabas, aunque la mayoría no sepa qué es ese truño que cuelga del techo, te pagan sin rechistar 20 millones de euros por tu aportación a la alianza de civilizaciones.

Crean que desde que supe de esta noticia, mi admiración por Barceló -un tipo que siempre me ha caído bien- ha aumentado muchos enteros. ¡Eso es “arte”, maestro!

Tanto lo venero, que desde esta página propongo ya que se contrate a Miquel Barceló en el congreso de los diputados para hacer la placa de Sor Maravillas. Bono y sus beatos quedarán contentos y el resto del personal también. Total, a la monja no la reconocerá ni su madre.

Les dejo con este impagable vídeo de "el intermedio". No se lo pierdan. Solo son 15 segundos.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=inRgPGI5QN8&hl=es&fs=1]

Entradas populares de este blog

El colegio Cristo Rey de Barcelona.

Reflexiones postelectorales (II) ¡Qué viene el PP!

Orange cobra por participar en un proceso de selección a un puesto de trabajo