El oro negro de Moscú o la incoherencia de nuestros políticos

Rajoy se opone a la entrada de la petrolera rusa Lukoil en el capital de Repsol a fin de preservar “la seguridad nacional”. Según el líder del PP: "Para nosotros la luz, la energía y la gasolina son un instrumento de supervivencia, para otros son un instrumento de poder y para hacer política. No lo vamos a aceptar"

Reconocerán que es curioso este viraje proteccionista a cargo del partido que abandera el ultraliberalismo económico en este país. Ellos mismos privatizaron Repsol y aun recordamos sus esfuerzos para dinamitar OPA de Gas Natural sobre Endesa, a la que preferían alemana antes que catalana.

Pero resulta aún más sorprendente el giro de nuestro gobierno, quien antes de ayer hablaba de gigantes energéticos españoles y ahora aplaude la toma de control de Repsol por parte de una compañía rusa.

¿Nos hemos vuelto locos, estamos ya en el “1984” de Orwel o el mundo anda del revés?

Pues no, simple interés. Al gobierno la entrada de los rusos le alivia un problemazo con Sacyr y eso basta para saltar por encima de su propia ideología. Y a la oposición le ocurre tres cuartos de lo mismo. Para torpedear al ejecutivo son capaces de quemar sus más profundas creencias.

¿El resultado? Entre los jaleos de una prensa vendida a aquellos a quien se deben y en medio de la demagogia política del “y tu más, pues anda que tú”, millones de ciudadanos pasmados.

Y es que los políticos nos toman por gilipollas. Saben que los ciudadanos hemos perdido el sentido crítico y apoyamos a una u otra formación con la misma pasión irracional del hincha de un club de fútbol: fe ciega en los colores y caña al rival. Sin importar el método o el discurso.

Yo, en este asunto de Lukoil, suscribo las palabras del PP. Y no porque lo diga Mariano -es más, creo que miente como un bellaco- sino porque soy un convencido de que los servicios públicos esenciales -agua, energía, transportes y grandes infraestructuras- exigen un control del gobierno, cuando no su intervención directa.

Si Ayer decir esto te acercaba al PSOE y hoy al PP. ¿que ocurrirá mañana? Solo los falsos dioses que inspiran a nuestros políticos lo saben, pero reconocerán que el asunto tiene bemoles.

Entradas populares de este blog

El colegio Cristo Rey de Barcelona.

Reflexiones postelectorales (II) ¡Qué viene el PP!

Orange cobra por participar en un proceso de selección a un puesto de trabajo