Males de verano

Mal tiempo es el verano para todo aquello que no certifique utilidad aparente. El verano es época de despidos -¿A este vago de mierda le voy a pagar las vacaciones?- de abandonos -los viejos en urgencias, los perros en la cuneta...- y desidias que tanto padeces como puedes cometer

Y uno, que por fortuna aún no ha sido despedido en el trabajo ni abandonado por los suyos, y que jamás dejaría tirados a la variedad de animalitos que conviven en casa, reconoce que en su particular reparto de tiempos y obligaciones veraniegas también ha tirado de criterios de utilidad a la hora de enmudecer durante el estío este humilde blog. Varios motivos han justificado esta decisión.

El primero y más importante es la puta crisis. Las cosas se han puesto muy magras en mi sector y las horas que perdía a diario con la bitácora - documentarme, escribir, responder, visitar otros blogs, comentar en páginas amigas... - me duelen en la conciencia, empeñada en recordarme -con toda razón- que, tal como están las cosas, lo que ahora toca es currar y rogar a los dioses para que esta situación acabe pronto.

También han estado las vacaciones en sí. Ni Roma ni el Vaticano volverán a ser lo mismo tras mi paso. Observen si no la imagen que acompaña a esta entrada.

Por último, el acojone por la operación -ya lo puedo decir sin ambages- ha influido lo suyo en este enmudecimiento. Estaba cagado. Un miedo que he intentado compartir solo con la almohada, para no amargar la vida a mis familiares, amigos, y por supuesto a ustedes. Así que me lo he tragado enterito.

Antes de ayer me intervinieron y 24 horas más tarde me devolvían a casa. Sano, salvo y, al parecer, curado. Quiero agradecerles su interés, ya que en este tiempo de silencio he recibido muchos correos de ustedes. Besos y abrazos para todos.

Ahora me toca decidir qué hago con el blog. Aunque lo más sensato sería darle carpetazo, le tengo demasiado cariño -a la bitácora y a ustedes- para abandonarlo. Por tanto intentaré mantenerlo, aunque para ello deba espaciar las entradas.

No me lo agradezcan. Basta echar un vistazo a las noticias para concluir que este siglo está más necesitado de luces que nunca.

Entradas populares de este blog

El colegio Cristo Rey de Barcelona.

Reflexiones postelectorales (II) ¡Qué viene el PP!

Orange cobra por participar en un proceso de selección a un puesto de trabajo