jueves, 3 de abril de 2008

La rebelión del hombre de paja

rajoy_vendedor.jpgSi el nombramiento de Soraya Saenz de Santamaría disparó las alarmas, la designación de Cristóbal Montoro como portavoz económico en lugar de Pizarro ha colmado el vaso. La derecha mediática se ha echado a la calle para atacar sin piedad a Rajoy.

Como muestra, lean esta perla firmada por Agapito Maestre, de la que entresaco:
"¿Es contradictorio el proceder de Rajoy? No, ojalá; es, además de estúpido, perverso. La decisión de Rajoy es, a la larga, la mejor manera de poner al PP al servicio del PSOE."

Le tenían ganas desde hace tiempo. Y es que para una parte del PP Rajoy sólo es un hombre de paja, útil mientras no moleste, pero al que no piensan consentir que se ponga gallito.

Rajoy fue designado por Aznar para asegurar la influencia del héroe de Perejil en el futuro presidente del gobierno, con la vista puesta en sus jugosos negocios. Para su desgracia, todos su planes se fueron al carajo el 14 de Marzo del 2004. Cosas que tiene la democracia.

El lastre de tal falta de previsión fue el propio Don Mariano, un político tan dócil cómo falto de iniciativa, con una capacidad de liderazgo cuando menos discutible y al que además nadie había preparado para estar en la oposición. A fin de paliar este error, el núcleo duro decidió blindar el partido y cohesionar a su electorado con ayuda -interesada- de los grupos más afines: periodistas, iglesia, AVT...

El resultado lo hemos visto en estos últimos años, durante los cuales, el referente ideológico del partido ha estado marcado por Losantos o Pedro J, mucho más sensibles a los dictados de una "baronesa" como Esperanza Aguirre que a los del propio Rajoy como presidente.

Si el PP hubiera ganado las elecciones, este status podría haberse mantenido. Rajoy es cómodo de manejar. Pero como no ha sido así, se imponen cambios. Y es aquí cuando el hombre de paja ha dicho basta, ha dado un puñetazo sobre la mesa y ha decidido crear, por una vez, su propio equipo.

Un poco tarde para echar carácter, me temo.

Lo peor que puede sucederle a un hombre de paja es creerse que ha llegado donde está, no porque otros lo pusieron ahí, sino por méritos propios. O convencerse de que ya manda tanto o más que quienes en su día le colocaron.

Se lo van a comer.
[tags]Rajoy,Losantos,ESperanza,el hombre de paja[/tags]

8 comentarios:

Publicar un comentario

 
Copyright 2009 El Siglo de las Luces (reloaded). Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates. WP by Masterplan