Sarkozy y el victimarketing de última generación

sarko.jpgEl presidente de Francia insulta a un ciudadano espetándole “pírate, pobre gilipollas” por el mero hecho de que esta persona se niega a darle la mano.

"Pobre gilipollas…" ¡Este tipo o es un cabronazo o es un genio!

Reconozcámoslo, por insultos inferiores a éstos –y con mucho más fundamento en ocasiones- varios líderes del Partido Popular, U pedé y Citutadans –perdón, ciudadanos- han puesto el grito en el cielo diciendo que se les agredía, boicoteaba y se les coartaba su libertad de expresión. ¿Qué debería hacer este honrado ciudadano francés?

Sarkozy ha dado una vuelta de tuerca más al victimarketing. Antes, cuando un político se adentraba en un escenario hostil a su ideología, se exponía a los insultos de aquellos que no veían con buenos ojos su presencia ahí. Ahora, para asegurar la pelotera, es el político el que se acerca a ti, que estás tan tranquilo en tu casa o en el trabajo, y te llama gilipollas en los morros, a ver si con un poco de suerte le das una hostia.

Desde luego, el ganadero que recibió los exabruptos del último ligue de Carla Bruni tuvo nervios de acero. Yo no sé si hubiera tenido tanta flema con un tipo al que, para más INRI, pago.

Bueno, sí lo se. A mí me llama gilipollas Rajoy y les aseguro que acaba con el ojo muchísimo peor que Solbes. Y con los cojones colgando a trozos, del primer patadón. Y sé que está mal, que eso es lo que buscan los artífices del victimarketing, pero ¡me quedaría más a gusto…!

Al resto, se llamen como se llamen y sean del color que sean, mejor que no lo intenten tampoco.
[tags]victimarketing,sarkozy,gilipollas,con[/tags]

Entradas populares de este blog

El colegio Cristo Rey de Barcelona.

Reflexiones postelectorales (II) ¡Qué viene el PP!

Orange cobra por participar en un proceso de selección a un puesto de trabajo