Los 30.000 policías de Rajoy y otras comidillas

gay_police.jpgSuspenden de sus funciones al funcionario de la cárcel que hizo una felación a un preso.

¡Mie caguën la leche, cómo ha cambiado el cuento!

Antes, lo que más lo que más te asustaba de la “trena” era acabar enculado o de encualdor, Pero ahora... ¡Para qué, si los funcionarios de prisiones ya te la comen!

Y es que, aunque no deja de ser una anécdota, de un tiempo a esta parte percibo una suerte de síndrome de Estocolmo entre nuestras fuerzas de seguridad y sus clientes. Un amor por el delito del que no escapa cuerpo alguno, ya sea local, autonómico o estatal. Sin salir de Catalunya, estos días hemos podido encontrar estas perlas:
- Apresados en Barcelona varios miembros del cuerpo superior de policía y de la guardia civil acusados de apropiarse de un cargamento de cocaína incautado en el Puerto de Barcelona y que, en teoría, debían custodiar.
- Detenido mosso d’Esquadra por chantajear a los clientes de un puticlub, a los que fotografiaba para más tarde pedirles dinero a cambio de no hacer públicas las fotos.
- Detenido el jefe de la policía local de Mataró por conducir con una tasa de alcohol en vena seis veces superior a la permitida.

Por ello me preocupa que el Partido Popular proponga 30.000 policías más. Una medida que se sitúa en la tónica de los pinos que piensa plantar y que también tiene su miga, ya que su aplicación supondrá contratar a más de veinte policías al día, de lunes a domingo, 365 días al año y durante 4 años.+.

Pues bien, si con los agentes que tenemos pasa lo que pasa y contando que un reclutamiento tan amplio no podrá hacer muy rigurosa la selección ¿qué se nos puede colar en las nuevas levas? Como para no salir de casa.

Entradas populares de este blog

El colegio Cristo Rey de Barcelona.

Reflexiones postelectorales (II) ¡Qué viene el PP!

Orange cobra por participar en un proceso de selección a un puesto de trabajo