Magdalena Álvarez

El gobierno de Marruecos cancela una visita que Magdalena Álvarez tenía prevista a ese país para discutir con su homólogo Karim Ghellab el proyecto de construcción de un túnel ferroviario bajo el Estrecho de Gibraltar.

magdalena_alvarez.jpg

Las declaraciones de un cargo ministerial marroquí, preguntado por el Siglo de las Luces sobre este asunto, no dejan lugar a dudas:
“¡Que si queden con Seuta, con Melilla, con los putos caladeros di pesca y con el jodido Sáhara! ¡Nos hasemos cristianos si quieren!. Cualquier cosa antes de que esa siñora nos abra un túnel ferroviario”.

Y es que aunque desde la península se interprete la cancelación de este viaje como una pataleta de Hassan II por la visita de Juan Carlos a Ceuta y Melilla, lo cierto es que en Marruecos están acojonados con la ministra. Los entiendo.

Magdalena Álvarez es capaz de enterrar a todo el reino alauíta bajo los mares, cual si de la Antártida se tratara. Y no crean que la ministra dimitiría por borrar del mapa al país entero. Aún echaría la culpa a esa casta de desagradecidos moros que, con sus quejas, sólo quieren arruinar su carrera política.

Claro que a la titular de Fomento también le sobran cualidades para hundir bajo un socavón el peñón si las obras empiezan cerca del estrecho y resolver de un plumazo –barrenazo más bien- el problema de Gibraltar.

En resumen, los marroquíes aun están a tiempo de evitar esa hecatombe.
Los catalanes, por desgracia, ya no. Así nos va.
[tags]magdalena,alvarez,fomento,marruecos,tunel,ave[/tags]

Entradas populares de este blog

El colegio Cristo Rey de Barcelona.

Reflexiones postelectorales (II) ¡Qué viene el PP!

Orange cobra por participar en un proceso de selección a un puesto de trabajo