jueves, 3 de mayo de 2007

Vagancia, piques y poesía.

Lo reconozco. Hoy apenas si me he podido concentrar en el trabajo. Y no es vagancia, pero estas fiestas entre semana me rompen el ritmo, me descolocan.

Total, que he intentado cumplir como he podido, disimulando mi abulía, al tiempo que respondía sus amables mensajes. Pero, por mucho que me lo he propuesto, he sido incapaz de escribir un comentario coherente en este blog. Ante mi sorpresa, muchos de sus asertos tenían que ver con la dichosa poesía de las patatas. Además, la persona responsable de la misma me ha asaltado el correo con algunas composiciones similares, apelando a mi insensibilidad.

El caso es que me he picado. Y es que bajo este nada metrosexual hombre late también el poeta.

Poeta forzado, todo hay que decirlo, ya que lo mío siempre ha sido la prosa. Y sufro lo indecible cuando debo preocuparme más por la rima que por lo que quiero expresar. Pero como, al igual que Aznar habla catalán en la intimidad yo compongo canciones en mis soledades, me veo en la obligación de adjudicarles letra. Tarea terrible, pues el texto no solo debe rimar, sino además acomodar su fonética a la melodía.

El caso es que, herido en mi orgullo ante tanto rapsoda, he decidido regalarles un breve fragmento de una de mis composiciones, compuesa hace muchos años. Como comprobarán, soy de los que supeditan siempre la lírica a la claridad en el mensaje.

Aquí les dejo estos ripios y no se asusten. Si logro dormir, mañana volveré a ser el de siempre.

Martillo de abortistas,
defensor de altos valores,
a Lucas, el obispo,
le perdía su cipote.


Que Lucas condenaba
condones y gomitas
lo tenían muy claro
seglares y monjitas.


Un día una novicia
que purgaba su pasado,
al ser follada a pelo
transmitió su gran pecado.


Así es como el obispo
de verdugo pasó a mártir.
Murió por sus ideas,
las sufrió en sus propias carnes.

4 comentarios:

Publicar un comentario

 
Copyright 2009 El Siglo de las Luces (reloaded). Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates. WP by Masterplan