lunes, 28 de mayo de 2007

Reflexiones postelectorales (I) El desastre de Ciutadans

ciutadans.jpgPintan bastos para la formación de Albert Rivera. Y es que tan magros resultados electorales no le ayudarán a vender su proyecto a Fernando Savater y a Rosa Díez, los únicos que, a día de hoy, podrían ofrecer una salida digna a un partido que hace aguas por todas partes.

Las últimas semanas han sido una constante crisis para Ciudadanos: abandonos, expulsiones, amenazas de dimisión y manifiestos de unas bases enfrentadas con la cúpula. En el epicentro, una lucha sin cuartel entre dos visiones del antinacionalismo: La representada por Albert Rivera, un barullo tan contradictorio como difícil de definir, y la defendida por Antonio Robles, aliado sin fisuras con el nacionalismo español más anticatalanista.

¿Qué ha llevado a esta debacle?

Más allá de que el propio electorado les ha visto el plumero, bajo mi punto de vista, el principal motivo radica en el convencimiento actual de quienes apostaron por apoyar y financiar el nuevo partido –y que por supuesto no militan en él- de que, a diferencia de lo que proyectaron, Ciutadans no resta votos al PSOE sino al PP. Un cainismo inaceptable para quienes ya preparan el asalto a la Moncloa. Por tanto, la solución ha sido draconiana: Cerrar el grifo. El económico y el mediático.

Turbio futuro, pues, para una formación que tras emprender su andadura intentando hacernos creer que buscaba un espacio propio, cuando por fin lo ha encontrado -de forma involuntaria y por deserción de las partes- se está dando cuenta de que ese viaje no le lleva a ninguna parte.

Y a todo esto, los padres intelectuales del proyecto, los Boadella, Espada o de Carreras, calladitos y mirando hacia otro lado.
[tags]ciutadans,albert,rivera,robles,ciudadanos,crisis[/tags]

6 comentarios:

Publicar un comentario

 
Copyright 2009 El Siglo de las Luces (reloaded). Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates. WP by Masterplan