De matanzas y conspiraciones

¿Que pensarán si les confieso que no me trago en absoluto que Cho Seung Hui, el tipo figura en esta foto, sea el asesino de Virginia?

seung.jpg
¿Me creerán si les digo que veo muchos puntos oscuros en relación a esta matanza?
- Como por ejemplo que los servicios de seguridad hayan tardado casi dos días en descubrir la identidad del criminal, cuando éste dejó gran cantidad de testimonios.
- O que, una vez aclarado su nombre, todos parezcan conocer de antiguo el perfil psicópata del individuo.
- O que los propios medios que comunicación que –por sorpresa y a posteriori, como puestos a propósito- han recibido textos, fotos y vídeos del criminal, desconfíen de su autenticidad. Algunas sombras de esta imagen –fíjense en la pistola izquierda- son, cuando menos, sospechosas.
- Y sobre todo, que el asesino parezca escogido. No es blanco –imaginen el sofoco- pero tampoco negro o hispano, las etnias mayoritarias en el país. Tampoco es oriundo de ninguna de las grandes potencias emergentes. Un tipo solitario y desconectado de los muchos movimientos violentos que pululan en ese país.

Dicho esto ¿Compartirían ustedes mis dudas? ¿O pensarán que este comentario es amoral y que, por mero respeto a las víctimas y a sus familiares, debería callarme al menos hasta tener pruebas irrefutables de que lo que digo es cierto?

Si además les confesara que el único motivo que me ha animado a escribir este artículo es intentar captar nuevos visitantes, a buen seguro me tildarían de miserable.

Pues bien, aquí hemos padecido algo similar a costa del 11-M y ahí siguen sus impulsores, tan frescos. Como si no hubiera pasado nada.

¿Pagarán un día ante los tribunales tanta ignonimia?
[tags]Virginia,masacre,asesino,Cho Seung Hui,conspiración[/tags]

Entradas populares de este blog

El colegio Cristo Rey de Barcelona.

Reflexiones postelectorales (II) ¡Qué viene el PP!

Orange cobra por participar en un proceso de selección a un puesto de trabajo