Todo por la empresa

1172766681_0.jpgGas Natural desaloja su sede central a consecuencia de una rara enfermedad que afecta al tejido adiposo de sus trabajadores y que tiene su origen en el mismo edificio. (El País)

Que le trabajo esclaviza lo sabemos todos. Que el propósito de nuestros empleadores es chuparnos la sangre solo lo niegan cuatro pelotas y algunos liberales. Pero que la empresa nos liposuccione las grasas mientras desarrollamos nuestra actividad deja obsoleta la lucha de clases para acercarnos a un entorno tipo ”Matrix”.

Teniendo en cuenta que Gas Natural se dedica al tema de la energía:

¿Extrerán los lípidos de sus empleados de forma consciente, para reciclarlos en cualquier tipo de gas o combustible? ¿Estaremos calentando nuestros hogares gracias a la contribución indirecta de las piernas de Mari Puri, la maziza secretaria de administración? ¿Servirán las magras del contable, o la panza del jefe de personal para cocinar nuestros alimentos?

Amén del morbo, este tema me preocupa de forma especial ya que hace solo dos semanas estuve en ese edificio. Y lo peor, dentro de unos días vuelvo. Como parece ser que las grasas se pierden a partir de las sillas, quizá sea buena idea permanecer de pie… o descansar mi barriga sobre el cojín del asiento mientras dure la reunión. Mi interlocutor alucinará pero igual consigo un “lifting” gratuito.
[tags]Gas Natural,edificio,tejido adiposo,matrix[/tags]

Entradas populares de este blog

El colegio Cristo Rey de Barcelona.

Reflexiones postelectorales (II) ¡Qué viene el PP!

Orange cobra por participar en un proceso de selección a un puesto de trabajo