Las elecciones municipales.

juan_barranco_2.jpgHace unos meses me postulé desde esta página como candidato a alcalde para cualquier consistorio que tuviera a bien acogerme. Cuando lo hice, no imaginaba lo dura que iba a ser la competencia. Y es que aunque mis planteamientos podían parecer un tanto “frikis”, la realidad demuestra lo cortos que se quedaron.

No es que a uno le quede mucha dignidad pero, con la poquita que aún guardo -¿o es sentido del decoro?- se me hace duro competir contra Mario Amilivia, alcalde PePero de León, quien ha mandado componer todo un castizo pasodoble para glosar su figura. La cosa gravita entre la caspa y la autocomplacencia, con el colchón musical de un organillo a cuyos acordes dudo que haya cabra que se resista. Escúchenlo pues no tiene desperdicio.

Tampoco parece tener demasiados problemas de pudor este candidato a la alcaldía de Fuenlabrada quien, ante el éxito de Albert Ribera, no ha dudado en despelotarse para su campaña electoral. Solo los ruegos de la agencia de comunicación han evitado que Juan Barranco enseñara algo más que esas tetillas fláccidas.

En fin, visto como está el panorama en importantes núcleos urbanos –León, Fuenlabrada- no quiero ni pensar cómo estará el nivel en otro tipo de poblaciones.

Lo voy a tener bastante complicado 
[tags]elecciones municipales,alcalde,Fuenlabrada,León[/tags]

Entradas populares de este blog

El colegio Cristo Rey de Barcelona.

Reflexiones postelectorales (II) ¡Qué viene el PP!

Orange cobra por participar en un proceso de selección a un puesto de trabajo