¿Se puede integrar el Islam en una democracia occidental?

Chador_by_microclima.jpgEl ayuntamiento de Amberes prohibirá el uso de símbolos religiosos externos en los centros públicos de trabajo. La noticia la publica el País en un reportaje que ilustra los problemas de una joven licenciada musulmana a la que su persistencia en usar el chador le dificulta encontrar empleo.

Y es que, según se entiende de sus declaraciones, la mujer prefiere ser musulmana en paro antes que trabaajadora hereje. La responsable de servicios de integración de la municipalidad de Amberes tampoco parece tener muchas dudas:
"La filosofía está clara: a los inmigrantes les damos muchas oportunidades y a cambio tienen que respetar las reglas del juego, y una de ellas es que en este país hay una separación entre la iglesia y el Estado. Hemos luchado mucho por los derechos de las mujeres, de los homosexuales... Y no vamos a permitir que nadie lo destruya. Lo toman o lo dejan".

Entre las ayudas encontramos cursos gratuitos de flamenco – hablamos del idioma, claro- y de formación profesional a los inmigrantes durante 12 meses, cobrando unos 600 euros al mes. Además, acceso a una amplia red de viviendas sociales.

Sin embargo, ninguna de estas medidas parece contribuir a la integración del colectivo inmigrante. Valga como apunte que Entre 2000 y 2003, el 65,4% de los jóvenes de origen marroquí de la ciudad viajaron a su tierra a buscar esposa.

Tras estos datos subsisten muchos interrogantes. ¿prohibir determinados preceptos religiosos coarta la libertad religiosa? ¿La excesiva tolerancia hacia conductas teocráticas es un peligro para una sociedad laica?. Y, sobre todo, ¿Se puede integrar el Islam en una democracia Occidental?

[tags]Amberes,chador,Islam,inmigración[/tags]

Entradas populares de este blog

El colegio Cristo Rey de Barcelona.

Reflexiones postelectorales (II) ¡Qué viene el PP!

Orange cobra por participar en un proceso de selección a un puesto de trabajo