Federico Jiménez Losantos amenaza a los inmigrantes ecuatorianos para que no acudan a la manifestación del sábado contra el terrorismo.

Los copeone.jpg

Rectificación importante a éste artículo. Léanlo en "comentarios"


Mientras la Iglesia Católica mira hacia otro lado, Federico utiliza sus emisoras para propagar mensajes que cada vez tienen menos de políticos y más de mafiosos. Pueden escucharlo aquí, gentileza de NetoRatón


No me entretendré en juzgar las palabras de Losantos. Llamarlo delincuente, talibán o miserable sería repetir lugares comunes y ustedes conocen de sobras la línea editorial de El Siglo de las Luces respecto a este personaje. Solo deseo recordarles dos cosas.

- Este tipo es peligroso. Y aún le gustaría serlo más. Su estilo es el de los vertedores de odio que, desde sus emisoras en Serbia o Ruanda, animaron guerras civiles. Por fortuna, aún le queda mucho trecho para emular a sus maestros, pero es el principal responsable de que la derecha sociológica de nuestro país asuma postulados cada vez más reaccionarios y propios de la extrema derecha.

- Federico Jiménez Losantos es un gangster. No pidan coherencia política a su discurso pues éste se articula en función de sus propios intereses personales. Con sus “golpes” busca un poder que nadie le ha dado y sus fines son espurios. Para conseguir sus objetivos tanto se permite hacer favores como chantajes. Y jamás duda en mentir e intoxicar a fin de intentar destruir a los adversarios que él mismo se crea y eleva a la categoría de enemigos. Suyos y de España, claro.

En definitiva, cualquier intento democrático de parar los pies a este tipejo, como los que promueven desde “A sueldo de Moscú” o “Periodismo incendiario” contará con nuestra más activa colaboración.
Y con la de todos ustedes, doy por hecho

Entradas populares de este blog

El colegio Cristo Rey de Barcelona.

Reflexiones postelectorales (II) ¡Qué viene el PP!

Orange cobra por participar en un proceso de selección a un puesto de trabajo