De los Latin Kings a la Kale Borroka

kale.jpgBandas juveniles han causado graves altercados en la Comunidad de Madrid y el País Vasco. Aunque la naturaleza de los disturbios fue muy distinta, ambos casos retratan a muchachos que usan de la violencia como medio para alcanzar sus propios fines.


¿Recuerdan la canción de los Doors? A los chicos les gusta pasarse los sábados por la noche. Son cosas de la edad, supongo. Unos disfrutan lanzando cócteles molotov y otros galleando a puños o navajazos. A partir de ahí empiezan las diferencias.


¿Y es que alguien se imagina una campaña de SMS o e-mails en  la que se cite al personal para que ahostie al primer vasco que se les ponga por delante? Claro que no. Y sin embargo, es lo que está sucediendo en Alcorcón.


Podríamos pensar que los euskaldunes se libran de esta euforia xenófoba porque, al menos nosotros –que no ellos, por supuesto-  los consideramos paisanos. Mentira y gorda. También con el extranjero hay distinciones.


Toni King fue declarado culpable de uno de los crímenes más perversos de nuestra historia reciente, el de Rocío Wanninkhof. Ello no ha significado ningún conato de violencia contra la nutrida comunidad británica que puebla nuestras costas. Por suerte.


Sin embargo, basta que un autóctono, -por mangante que sea- tenga un reyerta con un socías árabe, latino, negro o de etnia gitana –que quizá sea tan chorizo como el agredido- para que prenda la una sed de venganza que traspasa a los autores de los hechos para abarcar a todo un colectivo.


Y que nadie crea que un hecho así solo exalta los ánimos de ultras o neonazis. Por desgracia, sentimientos y actitudes racistas anidan en corazones de cualquier condición social y la más variada ideología. Incluida la izquierda más social.


Xenofobia pura, amigos míos, parapetada tras la excusa de un incidente propio de la delincuencia común.

Entradas populares de este blog

El colegio Cristo Rey de Barcelona.

Reflexiones postelectorales (II) ¡Qué viene el PP!

Orange cobra por participar en un proceso de selección a un puesto de trabajo